buy office 2016 product key office 2016 activation key cheap windows 7 product key purchase windows 7 key buy windows 10 pro key office 2016 product key buy windows professional 7 key cheap windows 10 enterprise key

Mi historia

¡HOLA!, soy Naomí, hace un tiempo decidí crear este espacio para compartir con ustedes mi experiencia con un cáncer que me tuvo en una cruzada por más de un año. La idea surgió al ver la cantidad de gente que sufre y sigue sufriendo lo mismo que yo y como una manera de poder apoyarlos orientandolos, acogiendolos, aconsejandolos, entregando datos y tips que los ayuden a tener una mejor calidad de vida. Espero puedan apoderarse de este espacio porque lo he creado para ustedes.

 

El inicio… 

Mi historia comienza un 16 de Agosto del 2012 cuando con 32 años de edad me diagnostican un cáncer con un primer pronóstico, solo informado a mis padres, donde mis oportunidades de vida tenían fecha límite. Fue un balde de agua congelada que cayó sobre mí, ¿Cómo lo iba a creer? ¿yo… cáncer? Los dolores físicos que sentía hace ya tres meses, o sea 90 días, eran realmente una locura, tormentosos, agotadores, invalidantes y los médicos tardaron un tiempo en confirmar que lo que tenía no era una lesión en la espalda o inflamaciones, como ellos creían al principio, si no que era cáncer en los huesos en una avanzada etapa número cuatro. Y que ya me había provocado lesiones en varias partes de mi columna, sacro, fémur, espalda baja, parte superior de la espalda, costillas y cuello. Por supuesto, yo tardé más tiempo en digerir que a mi corta edad podía estar padeciendo esa enfermedad.

En ese  tiempo  era deportista y entrenaba natación en una piscina semi olímpica 4 días a la semana y cada entrenamiento sobrepasaba los 2.300 metros. Además hacía tres años había eliminado de mi dieta el alcohol y el cigarrillo, era una persona sana, exitosa, valiosa, atractiva, trabajadora, respetuosa con el medio ambiente y me preparaba para poder llegar a ser mamá. Además que en mi árbol genealógico jamás se había visto una enfermedad de este tipo. Pero la realidad cambió de un minuto a otro y transformó todos mis planes.

 

Los primeros días luego de haberme diagnosticado la enfermedad…

Los médicos no sabían qué tipo de cáncer tenía,  fue entonces cuando comenzaron los interminables y muchas veces dolorosos exámenes. En menos de 36 horas me metieron a un pabellón para extraer una muestra cercana a mis huesos, me sementaron una vértebra, me colocaron un reservorio para poder administrarme la quimioterapia, me sacaron un ovario para poder guardarlo en el laboratorio de fertilidad y al despertar apenas me podía mover, necesitaba utilizar un arnés que me sujetara completamente mi espalda y debía esperar nuevas noticias.

Veinticinco días pasé en la habitación de la clínica hasta que descubrieron cuál era el tipo de cáncer que intentaba devorarme: un SARCOMA de PNET, ese era el nombre del cáncer que había cambiado mi vida abruptamente y para siempre.

En todo ese periodo estuve sometida a una tormenta de emociones, altos, bajos y ultra bajos que me tuvieron con la sensibilidad a flor de piel. Pero de a poco comenzó a surgir un sentimiento que me dio la fuerza y las agallas para lidiar y enfrentar cada uno de los obstáculos que me pusieron por delante.

Ese sentimiento fue el profundo AMOR a la vida, me aferré a ello y decrete vencer la enfermedad.

 

Lo decreté con ganas y de verdad…

Hoy mis exámenes muestran un cáncer en remisión, y todos los días doy gracias por esta enfermedad, porque aprendí que el cáncer no es sinónimo de muerte, el cáncer es sinónimo de aprendizaje, a mí me cambió y revolucionó mi vida para siempre. Actualmente soy más positiva, he comenzado a vivir mi vida como realmente quiero y con quienes quiero. Deseo sentirme bien y estar bien, quiero amar más y disfrutar de una vida sencilla.

Con la enfermedad logré hacer una EVOLUCIÓN en mi estilo de vida, ahora escucho mis emociones, sigo mis instintos, tejo mi vida, cocino comida saludable, soy madre de una perrita hermosa y camino por las calles sin temor. Aprendí a disfrutar de las cosas simples, entendí que el stress sólo te lleva al caos, que todo tiene una solución, que hay que adaptarse a los cambios, que el ejercicio diario, como puede ser una caminata de treinta minutos, es importantísimo para la mente, el corazón, el cuerpo y mis células, que la felicidad siempre está presente y que la alegría es contagiosa.

No debemos olvidar darnos permiso para HACER, y a hacer las cosas con y por placer. Como dice Kris Carr “Having fun must be taken very seriously” traducido dice así “El pasarlo bien se debe abordar de una manera muy seria”.

Espero, que a través de las experiencias que iré narrando en este espacio, pueda ayudar a quienes padecen lo que yo viví, entregándoles herramientas, datos, consejos y todo lo que los ayude a hacer más llevadera esta enfermedad. Y así podamos hablar de calidad de vida.

                                                           ¡Bienvenid@s a nuestro punto de encuentro!  

 

Fui invitada por la Fundación Oncológica Cáncer Chile y APACAN  para compartir mi experiencia como ex paciente oncológico para los asistentes a la “Jornada Multidisciplinaria de Prevención del Cáncer” realizada el 21 de Octubre de 2014 en el Auditorio de la Telefónica en Santiago de Chile.

*Este video tiene una duración de 16:34 minutos, link http://youtu.be/QiUo_jq5nLg